Metamorfosis del Profesionista

Comparir en

Metamorfosis del Profesionista

«Aquello que para la oruga era el fin del mundo,

para el resto del mundo se llamaba mariposa» 

Lao-Tse

 

METAMORFOSIS DEL PROFESIONISTA

 

INTRODUCCIÓN

Los actuales cambios que están teniendo lugar en nuestra Institución, ameritan, en opinión del autor, reflexionar acerca de la importancia que reviste para la formación de nuestros alumnos, el tomar conciencia de todo el proceso de transformación (metamorfosis) por el que inevitablemente transitan los educandos hasta convertirse en profesionistas y el efectivo y positivo papel que en ello puede desempeñar la predisposición consciente del alumno, así como la influencia e inteligencia del colectivo de educadores.

El ingreso a la Institución se desarrolla básicamente a partir de alumnos provenientes de Bachillerato Externos a la Institución, con formación general y de los CBTIS. Estos grupos tienen muchos aspectos en común, es decir su edad promedio, nivel académico casi uniforme, regidos por los programas de la DGB, Instituciones mayormente públicas, territorialidad, y otros.

Una Licenciatura, por lo general, requiere de un lapsus entre 4 a 5 años, tomando en consideración de si se avanza de manera satisfactoria o no, así como de la complejidad de la misma.

Lo que resulta evidente es que en ese periodo el estudiante, consciente o inconscientemente, deberá transformarse en todos los ámbitos (físico, mental, intelectual, emocional y espiritual) hasta alcanzar la madurez, capacidad, conocimientos y habilidades, requeridos en un profesionista, mismo que deberá estar apto para enfrentar la realidad de la vida laboral y social que le espera.

Este conjunto de cambios, que en lo adelante denominaremos como metamorfosis del profesionista, es parte de una mayor metamorfosis o Espiral de la vida y que en el nivel particular de la transición de juventud a madurez ´puede ser segmentada como Metamorfosis (espirales de evolución) de cada una de las esferas antes mencionadas.

Cada proceso evolutivo lleva su propia velocidad cuando las cosas avanzan a su ritmo normal particular, es decir cuando la propia corriente de los acontecimientos dirige esa evolución. Sin embargo si el sujeto llamado a evolucionar y los agentes externos toman plena conciencia de su papel, este proceso evolutivo puede tomar mayor eficacia y alcanzar mayores niveles y fronteras de desarrollo.

El objetivo de la presente reflexión va dirigido en esa dirección

 
DEFINICIÓN DE METAMORFOSIS

Recurriendo al diccionario de la Real Academia Española, la palabra metamorfosis, con origen del latín metamorphōsis, y este a su vez del griego μεταμόρφωσις, significa transformación y es aplicable en varias acepciones:
1ª. ACEPCIÓN f. Zool. Cambio que experimentan muchos animales durante su desarrollo, y que se manifiesta no solo en la variación de forma, sino también en las funciones y en el género de vida..
Ejemplo de ello se aprecia en el ciclo de vida de una mariposa
2da. ACEPCIÓN f. Transformación de algo en otra cosa.
Ejemplo de ello se aprecia en la transición de estados (sólido-líquido-gaseoso) en el agua en dependencia de la temperatura
Sin embargo las transformaciones podrían producirse intencionalmente. Ejemplo de ello podría constituir la transformación de alguna materia prima a través de procesos de manufactura hasta obtener un producto final. Ello se puede percibir del siguiente esquema:

 

Metamorfosis del Profesionista
3a. ACEPCIÓN f. Mudanza que hace alguien o algo de un estado a otro,
Bajo esta perspectiva, y relacionado con los seres humanos, no resulta difícil comprender que éstos manifiestan los cambios en tres terrenos fundamentales durante su vida, e decir a) Físico, b) Mental y c) Espiritual
Una imagen muy acertada de representar al ser humano con una visión holística, se muestra a continuación:

Metamorfosis del Profesionista

 

  • Ejemplo de los cambios físicos lo podemos ver en el desarrollo evolutivo del hombre, como aparece en la siguiente imagen

 

Metamorfosis del Profesionista

Y en lo individual, estos cambios se aprecian desde la transformación del embrión de la criatura en el vientre materno, su nacimiento y crecimiento hasta la adultez, mismos que pueden ser apreciados en las siguientes imágenes:

 

Metamorfosis del Profesionista

Metamorfosis del Profesionista

 

Y según la apreciación apocalíptica del artista urbano italiano Blu, cuyo nombre real se desconoce plasmó su desalentadora visión de la evolución del período Antropoceno tal como aparece en la siguiente imagen:

Metamorfosis del Profesionista

 

  • Los cambios mentales, de manera general, se aprecian en la propia conducta que va asumiendo y desarrollando el ser humano en diferentes etapas de su vida

 

 

Metamorfosis del Profesionista
Aquí es pertinente resaltar lo siguiente:
El ser humano para su supervivencia está capacitado por la propia naturaleza en adaptarse en mayor o menor grado a las circunstancias y seguir adelante, independientemente de los escenarios en que se encuentre,
Como ser social e inteligente ha comprendido que sus descendientes deben ser preparados (educarse, formarse) para saber enfrentar exitosamente esos escenarios. De aquí el escalonamiento de la enseñanza y el desarrollo en espiral del conocimiento hasta los niveles superiores, así como la especialización profesional y, por un principio dialéctico o correlación, el propio desarrollo del cerebro y potencialidad intelectual que ello implica.

 

  • La espiritualidad en el hombre sufre también transformaciones.

 

Consultando la información general, disponible en Wikipedia, la espiritualidad suele relacionarse con la «liberación del alma» atrapada o dominada por lo material.
El término espiritualidad (del latín spiritus), depende de la doctrina, escuela filosófica o ideología que la trate, así como del contexto en que se utilice.
En un sentido amplio, significa la condición de espiritual. En este sentido, y referido a una persona, se refiere a una disposición principalmente moral, psíquica o cultural, que posee quien tiende a investigar y desarrollar las características de su espíritu, es decir, un conjunto de conocimientos y actitudes características de la vida espiritual. Esta decisión implica habitualmente la intención de experimentar estados especiales de bienestar, como la salvación o la liberación. Se relaciona asimismo con la práctica de la virtud.
• Prácticas espirituales
En el occidente se relacionó habitualmente el término con doctrinas y prácticas religiosas, especialmente en la perspectiva de la relación entre el ser humano y un ser superior (Dios), así como con las doctrinas relacionadas con la salvación del alma, aunque actualmente se ha ampliado mucho su uso. Es posible referirnos a prácticas espirituales sin estar específicamente bajo lo que habitualmente consideramos una religión organizada, aunque generalmente no dejan de ser prácticas tradicionales.
Se dice también de estilos o formas de vida que incluyen perspectivas relacionadas con el ámbito espiritual y sus prácticas, pasando por iniciaciones, ritos, etc.
Así también, puede entenderse la «espiritualidad atea», sin referencia alguna a ningún ser superior o exterior al ser humano

 

• En las Artes
A veces también, en el ámbito literario, el término obedece sólo a aspectos estéticos y estilísticos.

 

En el artículo “La inteligencia espiritual” de Ana Muñoz, experta en motivación, se da una amplia visión respecto a este tema. Parte del concepto que existen diversas manifestaciones de inteligencias: lingüística, espacial, interpersonal, intrapersonal, etc., y comparte la opinión de otros autores de existe también la inteligencia espiritual, que podría definirse brevemente como la capacidad que utilizan los seres humanos para dotar al mundo y las propias experiencias de sentido y significado.

Afirma, a su vez que la inteligencia espiritual no necesariamente guarda relación con la religión ni con la creencia en un ser superior o dios, pues incluso una persona no religiosa o atea puede tener una elevada inteligencia espiritual., soslayando que todavía no existe una definición generalizada de lo que es la espiritualidad, de manera que el concepto de inteligencia espiritual tampoco está aún nada claro y no existe un consenso sobre si realmente existe o no.
No obstante, los psicólogos y filósofos están investigando cómo la espiritualidad puede estar influyendo en algunas personas a la hora de relacionarse con los demás, tomar decisiones e interpretar en mundo que les rodea o las experiencias que les toca vivir. Es decir, están estudiando lo que podría llamarse inteligencia espiritual.

 

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA ESPIRITUAL?
Robert Emmons, psicólogo de la Universidad de California, revisó las publicaciones existentes sobre este tema y llegó a la conclusión de que la inteligencia espiritual podía ser considerada un tipo más de inteligencia, que estaría compuesta por cuatro componentes:
• La capacidad para trascender lo físico y lo material.
• La capacidad para experimentar estados de conciencia elevados.
• La capacidad para dotar de un sentido de sacralidad a las actividades, acontecimientos y relaciones cotidianas.
• La capacidad para utilizar recursos espirituales para solucionar problemas.

 

La psicóloga Cynthia Davis-Lockwood enseña a las personas como vivir sus vidas de una manera espiritualmente inteligente.
Define la inteligencia espiritual como «el modo definitivo de conocimiento. La utilizamos para imaginar posibilidades no realizadas y para trascender el metódico y pesado caminar de la vida. La utilizamos también para entender el dolor, para responder las cuestiones filosóficas básicas sobre la vida y para encontrar sentido tanto temporal como existencial.»
Según Davis-Lockwood, las características de la inteligencia espiritual serían las siguientes:
• Una levada autoconciencia
• La capacidad para afrontar y utilizar el sufrimiento
• La capacidad para trascender el dolor
• La cualidad de ser inspirado por visiones y valores
• La renuncia a causar un daño innecesario
• La tendencia a ver conexiones entre diversas cosas
• Una marcada tendencia a preguntar «¿Por qué?» y ¿Qué pasaría si…?» y buscar respuestas fundamentales.
• La capacidad para trabajar en contra de lo convencional.
Richard Wolman, psicólogo de la Harvard University Medical School, define la inteligencia espiritual como: «La capacidad humana para hacer preguntas sobre el significado de la vida y para experimentar simultáneamente la perfecta conexión entre cada uno de nosotros y el mundo en que vivimos.»
Como vemos en estas definiciones, la inteligencia espiritual es la que nos permite entender el mundo, a los demás y a nosotros mismos desde una perspectiva más profunda y más llena de sentido; nos ayuda a trascender el sufrimiento y a ver más allá del mundo material, entrando en esa amplia e interconectada dimensión espiritual tan alejada del mundo material en el que habitualmente nos desenvolvemos. Por este motivo, muchos autores la consideran el tipo de inteligencia más elevado de todos.
Como lo argumentan y evidencian los correspondientes estudios y referencias científicas, la conciencia es una función del cerebro, un reflejo del mundo objetivo. En otras palabras eso significa que la conciencia viene determinada fuera de la actividad natural y social existente y operante en el cerebro.

El proceso de toma de conciencia del mundo y la actividad psíquica surgen y se desarrollan en el proceso de interacción real del hombre con el mundo a través de sus relaciones sociales y la percepción que se va teniendo del mundo material y social mediante cómo se manifiestan en nuestra conciencia a través de nuestros sentidos y en función directa del nivel o grado de conocimientos sedimentados vía observación, análisis y experiencias previas.

Los objetos, sus propiedades y relaciones, al ser reflejadas en el cerebro, existen en él en forma de imágenes ideales. Por tanto es lógico pensar que el cerebro no es el origen, sino el órgano de la conciencia, o la parte del cuerpo humano en la que el objeto que actúa sobre ella se transforma y adquiere la forma ideal de su ser.

Lo ideal no es una substancia particular ni un acompañante secundario de los procesos materiales que transcurren en la corteza del cerebro, sino un producto de la actividad del cerebro, la imagen subjetiva del mundo objetivo de manera dialéctica del proceso del conocimiento. (véase el artículo “Triada Grupo SSC- ITSES – PT, visto a través del prisma de las Leyes Universales” del propio autor en el Blog Grupo SSC, Agosto 2015.

Los argumentos antes expuesto puede darnos una interpretación del desarrollo integral en forma de espiral, así como asumir que esta espiral se comporte con las características de la Espiral Fibonacci, misma que gráficamente se representaría así:

 

Metamorfosis del Profesionista    Metamorfosis del Profesionista

 

Focalizando la Educación y Capacitación de los profesionistas en el centro del análisis, se puede apreciar que la misma se vincula con todo un grupo de aspectos, tales como:

 

Metamorfosis del Profesionista

La Institución donde los alumnos reciben la educación y capacitación es todo un sistema conformado por el conjunto de educandos, educadores, construcciones y facilidades, organizados para en un período de permanencia determinado, los primeros adquieran los conocimientos actualizados, desarrollo de habilidades y valores morales necesarios, tanto para formar los futuros profesionistas, como para el beneficio de la sociedad, en la que se convertirá en un actor de su desarrollo.

Conociendo el papel que juega el profesorado en dicha tarea, resulta muy importante, sin prejuicios a predilección a filosofía alguna, remitirnos a la quinta ley del Decadrón de la Hermandad Blanca que plantea:

“EL VERDADERO MAESTRO ENSEÑA CON EL EJEMPLO”

.
La sencillez y contundencia de este principio fundamental, no requiere mayor explicación. El poder de su sabiduría se encuentra en la acción, en la obra, como reflejo de sus pensamientos. Un Maestro es vehículo de conocimiento. Y lo debe inspirar primordialmente con su propia vida.
Un verdadero Maestro no procura generar dependencias. Procura formar nuevos maestros y no más discípulos permanentes. Su misión no está en formar seguidores, sino conciencias libres.
Un verdadero Maestro es humilde por naturaleza. No es perfecto, a pesar de su conocimiento. Puede equivocarse en su sana intención, pero también reconoce el error y lo enmienda con amor y tranquilidad.
Un verdadero Maestro no obliga a aceptar sus enseñanzas. Ni impone su punto de vista. Sólo lo expone con amor y sabiduría. Otorga sin juicio alguno el conocimiento y deja que los oídos que están listos para escuchar, escuchen.
Un verdadero Maestro es coherente en sus actos con lo que dice y enseña. Si no es así, algo no está marchando bien.
Un verdadero Maestro explica cómo debería insertarse el Alumno en ese mundo a partir de lo que le espera en su primer empleo, es decir: socialización prelaboral, cultura jurídica elemental, conocer las leyes vigentes en el mundo laboral, sobre todo los derechos y deberes que poseen como trabajadores al enfrentarse por primera vez al empleo, mediante los cuales los profesionista iniciados desarrollen sus gustos laborales, habilidades, valores y responsabilidad por el trabajo, lo que determinará su actitud en el desempeño de esta actividad, un encargo que no es solo de la escuela, sino también de la familia.

 
CONCLUSIONES:

Estas reflexiones apuntan a que todos seamos conscientes de estar sometidos a esta ley evolutiva en espiral y que participemos activamente en su expansión más efectiva y cualitativamente superior. El futuro nos lo agradecerá.

 

 

Blog por Dr. Iván Dimas Quesada Martín.

Acerca del Dr. Quesada:

Doctorado en Ciencias Técnicas en Construcción de Maquinarias y Procesos de elaboración de metales por corte en la Cátedra de Herramientas de Corte del Instituto Politécnico de Kiev, República de Ucrania, URSS

Especialista en el diseño y fabricación de herramentales tecnológicos y de corte.

Ha laborado por varias décadas en la Dirección Técnica en Empresa cubana productora de Herramentales y liderado el grupo de desarrollo e innovación en empresa comercializadora DISEMAH. Permaneció un lustro al frente del Departamento Tecnológico del Instituto de Materiales y Reactivos de la Universidad de La Habana

Se desempeñó como Profesor Adjunto en la Facultada de Mecánica del Instituto Politécnico José Antonio Echevarría en Ciudad Habana

Fundador del Instituto Tecnológico Sanmiguelense de Estudios Superiores, en donde ha impartido las más diversas asignaturas técnicas de la Licenciatura de Mecánica asistida por computación. Lideró exitosamente el Proyecto del primer MiniBaja del Instituto.

Ha realizado diversas publicaciones en la revista especializada “Construcción de Maquinaria” de la Universidad Central de Villa Clara, Cuba y del Ministerio Sidero-mecánico.

En la actualidad se desempeña como Profesor-Investigador en el Parque Tecnológico Sanmiguelense y el Instituto Tecnológico Sanmiguelense de Estudios Superiores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*